Contacta

Las fusiones bancarias: un fenómeno a la orden del día

Te contamos las principales ventajas e inconvenientes de esta profunda transformación

Miquel Moretó

Las fusiones bancarias están a la orden del día. Y, lógicamente, asustan. Es normal. El sector está experimentando un gran cambio.

Los aspectos más evidentes de esta renovación son la concentración bancaria, el cierre de oficinas, el despido de personal, la digitalización de los servicios, la desaparición del efectivo, la financiación alternativa, las criptomonedas, los tipos de interés negativos, el cambio tecnológico profundo, la presión fiscal hasta para las rentas bajas, la tecnología blockchain y la desaparición del comercio por el servicio.

Nos enfrentamos a un cambio brutal, y no sé si realmente estamos preparados para sobrellevarlo, especialmente a cierta edad. Un simple dato de lo más ilustrativo: en 2009 había 55 entidades bancarias. Hoy, 10 o menos. Y es que el objetivo actual de la banca es recortar gastos, eliminar personal y oficinas bancarias, disminuir costes de centrales y de centros de riesgos, aumentar la rentabilidad y avanzar en la transformación digital.

Se pide una internacionalización que no llega, con fusiones de bancos de diferentes países de la unión. Esto es debido a que:

  • Falta una verdadera unión bancaria
  • No hay un fondo de garantía de depósitos único

Veamos las principales ventajas e inconvenientes de estos cambios.

Ventajas de la transformación bancaria

  • La banca deja de tener un poder exorbitante, porque le aflora competencia: las fintech
  • Surgen nuevos métodos de pago, inmediatos y más baratos
  • Para que la banca sobreviva, deberá incorporar consultoría y asesoramiento legal
  • La inteligencia artificial simplifica los procedimientos. Sorprende ver los préstamos preconcedidos por la banca en función de nuestro histórico de comportamiento con la entidad

Inconvenientes de la transformación bancaria

  • La banca está sobrerregulada, aspecto que no deja de ser un impedimento para la concesión de crédito. Lo que se considera un beneficio para el consumidor, a la vez le perjudica. Existen multitud de ejemplos: el hecho de que las hipotecas estén 15 días en el notario antes de firmarse no permite las urgencias; las provisiones excesivas impuestas por Europa ante las morosidades evitan el acceso al crédito; las pensiones inembargables implican que el poseedor no pueda tener financiación; sin desahucios, las hipotecas son para los más pudientes (al perder la garantía de pago de la vivienda con la creciente paralización de los desahucios, los bancos se fijan más en que el cliente sea un buen pagador, excluyendo al resto), etc.
  • No solo las crisis son problemáticas; las prejubilaciones llevan a un paro del 20% y a tener unos pensionistas jóvenes y quizá deprimidos
  • Menos jugadores en el terreno de juego provoca, inevitablemente, un oligopolio de la banca cada vez más fuerte
  • Menos oficinas significa menos servicio

Alternativas a la banca tradicional

  • Aparecen las fintech como alternativa. Se trata de nuevas empresas financieras tecnológicas, que compiten con la banca y a la vez eliminan la venta cruzada. No obstante, son más caras, con un menor abanico de productos, y todavía no están tan reguladas como la banca
  • Los GAFA (Google, Amazon, Facebook y Apple), cuatro poderosos gigantes tecnológicos que generan unas cantidades ingentes de dinero, han irrumpido también en el mercado financiero, concediendo crédito barato a muy buenos clientes. Entonces, ¿la banca dará financiación al dudoso?

También te puede interesar