Contacta

5 preguntas que debemos hacernos antes de pedir financiación

Miquel Moretó

Es bien cierto que “el dinero es cobarde”. Cuando acudimos a la financiación ajena, no sólo hemos de ser buenos sino además parecerlo (como la mujer del César). Igual que preparamos el plan de empresa con papel y boli y nos planteamos una serie de preguntas, también lo hacemos con nuestra petición financiera.

Quien nos deja el dinero quiere saber que cobrará, que se ganará la vida (como tú haces con tu negocio) y que podrá dormir tranquilo. Por ello, preparamos una argumentación sencilla pero exhaustiva, que resumimos planteándonos las 5 grandes preguntas, las 5W que pensamos ante cualquier asunto:

¿Quiénes somos?

Da a conocer  tu proyecto y en qué fase estás. No debes olvidar que el momento en el que está tu empresa será decisivo a la hora de decidir el canal. No es lo mismo un emprendedor o una startup (toda una especialidad dentro del mundo de la financiación) que una empresa en crecimiento o madura.

Expliquemos la marca, si somos líderes o seguidores, si conocemos la competencia, si tenemos claro en qué nos diferenciamos, y cuál es nuestro nicho de mercado y ámbito.

Es diferente ser una empresa industrial, que tecnológica o de servicios. Es preciso explicar detalladamente el sector, historia y antigüedad, así como otros parámetros tales como el tamaño, la importancia del equipo humano, si somos o no PYME, clientes, si exportamos, cuál es la finalidad de la empresa, misión y valores.

¿Cuándo acudimos a la financiación?

Las prisas son malas consejeras. La importancia del plan estratégico no es otra que precisamente coordinar las distintas actuaciones, saber a dónde vamos y qué queremos.

Un aspecto fundamental del plan es, además de saber cómo financiarnos, cuándo lo haremos. Las inversiones, la internacionalización de la empresa, los desfases temporales de liquidez o el crecimiento, responden a fases de la vida del negocio y acudiremos a diferentes tipos de financiación.

En situaciones delicadas, como puede ser estar en una lista de morosos (RAI, Asnef, Experian), el guión cambia y las formas de financiarnos dejan de ser las tradicionales para pasar a ser, digamos, atípicas. Ahí hay que estar muy bien asesorado y conocer no sólo los pasos sino también la manera de darle la vuelta a la situación.

 

¿Por qué financiarnos? ¿Qué financiamos? ¿Qué ofrecemos?

No es lo mismo tener prisa en tener liquidez, financiar un pagaré, una factura o un préstamo participativo. Nuestros interlocutores financieros son diversos y cada uno atiende a su especialidad y a su nicho de mercado.

El por qué es decisivo. Puede obedecer a liquidez, mora, urgencia o financiar una inversión.

El que nos financia  asume un riesgo por prestarnos dinero y hemos de saber ponernos en su lugar. Siempre pensará en la posibilidad de no cobrar. Ante eso, nos preguntaremos qué le estamos ofreciendo para mejorar la confianza: nombre, garantías, avales, un balance sólido, un endeudamiento correcto, etc.

 

¿Dónde acudimos?

Quizá es lo más importante: saber qué hacen los posibles financiadores y qué les interesa. Ellos tienen sus planes de financiación de proyectos, y en cada etapa buscan distintos negocios, así que sus criterios de riesgo son cambiantes.

En función del momento, deberemos acudir a la banca o la administración, compañías de crowdlendingfintech, empresas especializadas, etc.

 

¿Cómo lo hacemos?

Hemos de ser capaces de presentar la empresa, tener un plan de negocio, plantear las necesidades, argumentarlas, defenderlas y explicar un relato lógico, cierto y creíble. Dar números de nuestra capacidad de devolución, generación de recursos y cómo devolveremos el capital, ya que al final es la principal preocupación de quien presta dinero.

En conclusión

Todas estas cuestiones bien elaboradas, serán las que nos pueden llevar  al éxito. Son temas que no  deben dejarse al azar. Con una buena preparación y planificación lograremos financiarnos donde parecía imposible.

¡Cuántas veces los clientes se sorprenden de nuestro éxito! Al fin y al cabo, vendemos conocimiento y trabajo.

 

También te puede interesar