Contacta

La financiación en tiempos de la Covid-19

Analizamos las consecuencias del confinamiento en la empresa y proponemos 4 consejos para superar la crisis

Miquel Moretó

La pandemia provocada por el coronavirus ha llevado a declarar el estado de alarma en todo el país, así como el confinamiento de toda la población en sus casas, permitiendo el acceso al trabajo de solo las actividades esenciales.

Por tanto, todo el retail, restaurantes, transporte de pasajeros, conciertos, cines, actividades lúdicas y de grupos, se han visto suspendidas, mientras que otros sectores pueden teletrabajar, si bien con afectaciones en diverso grado.

¿Qué consecuencias tienen estas medidas?

Desde el punto de vista personal, muy dolorosas: la pérdida de seres queridos, situaciones de ERTEs y por tanto dejar de ingresar, confinamiento en la propia vivienda, sin poder prácticamente salir, etc.

Desde el punto de vista económico, todavía no son evaluables todas las consecuencias. Dependerá del plazo de las medidas, pero desde luego, prácticamente todas las empresa y autónomos dejamos de ingresar, nuestra caja es cero pelotero y los gastos, alquileres, sueldos, impuestos, carga financiera, siguen ahí, no perdonan, y con el paso de los días se devengan inexorablemente.

De ahí la gran importancia de conseguir nuestra financiación

    Acceder a préstamos ICO, ICF, etc, todos de gran ayuda e interés

    Negociar con nuestro arrendador el aplazamiento de nuestros alquileres

    Hacer ERTEs

    Demorar el pago de nuestros proveedores

    Intentar descontar el cobro de nuestras facturas, si nuestros clientes no pagan en plazo, de nuestros pagarés.

    Flexibilizar el pago de impuestos

    Aplazar los pagos a la Seguridad Social

    Buscar todo tipo de ayudas

Todo son medidas encaminadas a reforzar nuestra tesorería para poder afrontar nuestros pagos. De todos modos, al final tendremos que pagar y lo más importante será:

    Tener una liquidez reforzada, de ahí la importancia de disponer de una tesorería siempre potente que aguante cuantos más meses mejor (importante tener fondos propios elevados, no repartir todos los beneficios). Esta medida no es de ahora, tiene que estar hecha con anterioridad.

    Disponer de un buen asesor financiero que estructure nuestro endeudamiento y que conozca siempre las mejores posibilidades de financiación. Aquí debemos suplir nuestras limitaciones con buenas soluciones o las posibles ante la urgencia del momento.

    Que nuestro asesor fiscal sepa bien y en todo momento los diferentes beneficios fiscales

    Nuestro asesor laboral debe ayudarnos a superar esta crisis con la menor repercusión sobre la empresa y empleados y provocar el menor daño posible

Todas estas son medidas imprescindibles y necesarias para conseguir superar esta crisis de la mejor forma posible. Trabajarlas todas no nos garantiza el éxito, pero lo que está claro es que sin anticiparlas y aplicarnos en ellas, nuestra empresa tiene un futuro realmente incierto.

También te puede interesar