Contacta

Dos maneras de clasificar a los bancos que hay en España

¿Cómo se pueden analizar y agrupar las entidades financieras que operan? Proponemos dos formas para categorizarlas.

Miquel Moretó

Existen decenas de entidades que están registradas en el Banco de España como instituciones financieras, si bien habitualmente cuando se habla de «los bancos» muchas veces hacemos referencias a apenas una decena de organizaciones concretas.

¿Es justo que los pongamos a todos en un mismo saco, y hablemos en general del sector, poniendo al mismo plano una pequeña entidad, una filial de un banco extranjero, o un banco histórico y de alcance nacional?

En este artículo proponemos clasificar a la banca que opera en España de dos formas diferentes, que esperamos que os sean de interés y utilidad:

Por tamaño

Una primera clasificación propone dividir a los bancos en dos grandes grupos:

  1. Los Big Five: Santander, BBVA, Bankia, CaixaBank y Banco Sabadell. Juntos, albergan el 80% de los activos.
  2. Los siete enanitos. Son en realidad muchos más, ya que este grupo comprende al resto del universo bancario, pero que en conjunto tiene sólo el 20 por ciento de los activos.

Pienso que esto demuestra un fuerte proceso de concentración bancaria, que otro día analizaremos hasta qué punto es bueno o no.

 

Por tipología

Una segunda clasificación, ad-hoc para hoy y según mi criterio, podría ser de la siguiente manera :

  1. Bancos sistémicos. Son sólo dos: Santander y BBVA. Sistémico significa que en caso de fallida, tendría consecuencias importantes para nuestro país y en el caso del Santander, hasta consecuencias internacionales.
  2. Bancos de tamaño medio. En este grupo podemos incorporar al Sabadell, Popular (ya del Santander) y Bankinter.
  3. Siete bancos frutos de la concentración de cajas: CaixaBank, Bankia, Unicaja, Ibercaja, KutxaBank, Liberbank y MareNostrum. En este punto debemos tener en cuenta que las cajas de ahorro suponían en 2007 el 50% del sistema financiero español!
  4. Bancos profesionales, como son Bantierra, Arquia y Caja de Ingenieros. El primero engloba a la antigua caja de abogados, la segunda de arquitectos y la tercera, como su nombre propio indica, a los ingenieros.
  5. Otros. Hay muchos otros bancos que son ya más difíciles de englobar. En este cajón de sastre podemos incluir a mucha banca extranjera, que también piensa en marchar o reducir sus estructuras y que en general ha endurecido su criterio de riesgo, como Deutsche Bank (¿vende su negocio español o se queda?), Pichincha (banco ecuatoriano, que dice que ya no financian a empresas que no se auditen), Banco Caixa Geral, Novobanco (que está sufriendo lo indecible), ING, que se postula como banco por internet, sin comisiones y barato (aunque no por ello siempre ágil). También en esta categoría se pueden incluir Triodos Bank (más bien banca social), TargoBank, Caja Mar, como cooperativa de crédito o EVO Banc.

 

A pesar de que pensemos que apenas hay banca, tenemos más de veinte entidades relevantes, todas ellas con el fin de generar negocio y sobrevivir, mucha con serios problemas y que buscan comprador. La fuerte competencia y las exigencias cada día superiores del regulador, del mercado, de los tribunales y de la competencia, harán sin duda, cambiar el mapa bancario actual.

 

El contenido de este artículo forma parte de la conferencia sobre «El estado actual de la banca» que Miquel Moretó ofreció en el marco de la jornada organizada por PIMEC, la patronal de la Pequeña y Mediana Empresa de Cataluña.

También te puede interesar