Contacta

Tu vivienda, la clave para superar la cuesta de enero

Te explicamos cómo aprovechar tus activos inmobiliarios para no quedarte sin liquidez

Miquel Moretó

La temida cuesta de enero figura entre las peores pesadillas de mucha gente. Y es que afecta tanto a particulares como a empresas y puede ser realmente difícil de afrontar. 

Como ya sabes, denominamos cuesta de enero al déficit que experimentamos a principios de año. La causa principal es los excesos de las compras navideñas de diciembre, a lo que se suma el cobro de determinados recibos o tasas, la subida de algunos impuestos, el pago de seguros y tarifas anuales, etc. 

Pero existen más motivos que pueden agravarla. En el caso de una empresa, si durante el año anterior hemos facturado menos de lo que teníamos previsto, o no se han cumplido determinados objetivos, es muy probable que empecemos el nuevo año con dificultades de liquidez.

Estudia la magnitud de tu problema y toma decisiones en consecuencia

El año nuevo es el período ideal para hacer balance, también en el terreno económico, y para reorganizar tus finanzas. Generalmente, sobre todo si las previsiones no son buenas y venimos de una mala temporada, en esta época planificamos una rutina de ahorro, nos apretamos más el cinturón y eliminamos gastos innecesarios

En ocasiones, sin embargo, estas soluciones no son suficientes y puede ser que necesitemos ayuda externa. Si no estás pasando por un buen momento financiero, pero dispones de una vivienda u otro activo inmobiliario, puedes revertir la situación de manera sencilla y rápida.

Tus activos inmobiliarios te ayudarán a salir a flote

¿Tienes una casa o un local en propiedad? Si dispones de patrimonio, pero no de liquidez, acudir al capital privado puede ser la solución idónea para ti. Se trata de un tipo de financiación alternativa que destaca por:

  • la celeridad
  • la seguridad (se firma delante de un notario)
  • la comodidad 
  • la discreción

A menudo, cuando solicitamos financiación, solo tenemos en cuenta las posibilidades que nos ofrece la banca. Sin embargo, hay muchos casos en los que otros tipos de financiación pueden ajustarse mejor a tus necesidades. Entre otros motivos, el capital privado es especialmente aconsejable si necesitas el dinero de forma urgente o si figuras en un registro de morosos.

El único requisito para conseguir capital privado es que dispongas de un bien inmueble libre de cargas o que el importe de la hipoteca que falta por liquidar sea pequeño. 

Y es que este tipo de financiación funciona como una hipoteca convencional: la única diferencia es que el prestamista, en vez de ser un banco, es una persona física o jurídica, o incluso un grupo de inversores. Por lo tanto, es tu bien inmueble el que garantizará la posibilidad de la operación.

Si posees una propiedad sin cargas y tienes problemas financieros, sácale provecho mediante un préstamo privado. FinanZio está compuesto por un equipo de economistas y profesionales que estudiarán tu caso y te ayudarán a sacarle rendimiento a tus activos. Consúltanos para más información y estaremos encantados de atenderte.

También te puede interesar