Contacta

El confirming y el negocio de la gran empresa

Miquel Moretó

Dentro del mundo de las finanzas empresariales existe una serie de fórmulas que pueden sonar complejas para quienes no dispongan de una relativa experiencia. Entre estas soluciones se encuentra el “confirming”, que puede resultar útil en muchas ocasiones, y es más sencillo de lo que pudiera parecer.

El confirming es una forma de pago a nuestros proveedores, que les asegura el cobro de la deuda, a la vez que les da a ellos posibilidades de financiación. Dentro del propio confirming existen dos modalidades: el tradicional y el confirming pronto pago.

El confirming tradicional consiste en notificar por parte del banco a nuestro proveedor que cobrará en el plazo acordado, con la garantía del banco. El proveedor, tranquilo por tener el cobro asegurado, puede esperar al vencimiento, o bien anticipar el cobro a cambio del coste financiero del anticipo. Así pues, todos quedan contentos y desaparece el riesgo.

El confirming pronto pago consiste en acordar el pago a nuestro proveedor en una fecha concreta. Nuestro banco nos financia el pago (por ejemplo a 90 o 120 días), tiempo en el que podemos disfrutar de la financiación. Así, si hemos aprovechado bien este instrumento, podremos pagar a nuestro proveedor antes de tiempo, negociando con él este anticipo a cambio de un descuento en nuestra factura (que siempre querremos que sea superior al coste financiero).

Las grandes empresas

Aprovechando estas dos herramientas, la gran empresa ha encontrado una forma de conseguir mejorar su situación financiera. Por un lado, existen empresas de crowdlending (es decir, préstamos entre particulares o empresas) que conceden líneas de confirming a grandes empresas. A su vez, éstas invierten ese dinero en líneas de confirming pronto pago de su propia empresa. De este modo obtienen una rentabilidad de su circulante que no les podría dar el mercado en unos momentos de tipo de interés bajo.

También te puede interesar