Contacta

Tarjetas de crédito de los comercios: ventajas e inconvenientes

Miquel Moretó

A día de hoy, estamos ya más que acostumbrados a ver todo tipo de tarjetas de crédito, tanto aquellas con los conocidos logos de las entidades bancarias como otras que cada vez tienen mayor presencia: las comerciales.

Muchas cadenas de distribución o comercios de diferente índole ponen su propia tarjeta de crédito a disposición del usuario anunciando a bombo y platillo grandes oportunidades como descuentos, financiación, y un gran número de ventajas para atraer al usuario.

Como podéis imaginar, esto conlleva sus riesgos y sus peligros. Para empezar, debemos prestar atención a cuatro elementos clave:

  • Existencia de un consumo mínimo. Asegúrate de que tu tarjeta no tenga fijado un consumo mínimo o que dicho consumo sea adecuado para ti.
  • Tipo de intereses aplicados en los pagos fraccionados. Poder fraccionar el pago puede ser una solución o un dolor de cabeza, procura tener toda la información y decide si las condiciones son de tu interés.
  • Comisiones. Hay tarjetas de compra de alguna conocida cadena que ofrece algunas financiaciones sin intereses, pero que sí incluye un coste de gestión, que puede superar los 10 euros.
  • Modalidad de pago. Es un error más habitual de lo que parece, a veces compramos con la tarjeta y no sabemos que estamos financiando las compras de forma automática (y quizá, no queramos hacerlo).

Si tenemos en cuenta estos factores, podremos ver que las tarjetas de crédito de comercios efectivamente pueden ofrecernos ventajas:

  • Descuentas en las compras en productos de la marca
  • Emisión y renovación gratuitas
  • Disposición de una línea de crédito más amplia
  • Ofertas puntuales en las que se eliminan o se reducen las comisiones

Inconvenientes de las tarjetas de crédito de los comercios

Sin embargo, también podemos encontrar algunos argumentos en contra:

  • Sus intereses suelen ser más elevados que con otras tarjetas, por lo que podemos acumular más deuda.
  • Las comisiones por ingresos de efectivo pueden ser mayores
  • Lo que ahorramos en los descuentos puede acabar pagándose en intereses
  • Las financiaciones en plazos largos pueden ser excesivamente costosas

En numerosas ocasiones es posible que veamos en este tipo de tarjetas una solución, o una ayuda para financiar ciertos tipos de compras. Una ventaja que a veces puede acabar convirtiéndose en un problema: la facilidad para activar varias tarjetas puede llevarnos a que, en épocas de dificultades económicas, dispongamos del crédito en diversas de las tarjetas a la vez, y ello nos acabe acarreando complicaciones adicionales, al tener que gestionar deudas en muchos y diversos canales.

Lo mejor es siempre contar con expertos que te asesoren en materia de financiación. Por eso desde Finanzio nos ponemos a tu disposición para resolver todas tus dudas. Llámanos, queremos ayudarte.

También te puede interesar