Contacta

¿Qué criterios de riesgo analiza la banca en nuestra empresa?

Miquel Moretó

A menudo en la empresa podemos necesitar financiación, siendo acudir a los bancos el método más habitual. Sin embargo, en muchas ocasiones no sabemos si las instituciones financieras aceptarán nuestra solicitud o no. Para conseguir un resultado positivo es importante conocer de antemano cuáles van a ser los criterios por los que nos van a analizar.

Así, cuando presentamos un expediente de financiación, debemos saber muy bien qué queremos y para qué. En todo caso, la banca va a estudiar:

  • Nuestra capacidad de devolución. Es decir, ¿generamos suficientes recursos (beneficios más amortizaciones) para devolver los créditos de que disponemos? La banca medirá que sea suficiente para devolver la cuota de capital de los préstamos de cada año.
  • Los avales y las garantías que ofrecemos a la banca para que en caso de una supuesta fallida se resarzan del importe debido. Normalmente pedirán el aval personal de los socios, aunque siempre dependerá del tamaño de la empresa y de si hemos avalado o no con el resto del endeudamiento. Avalar refleja confianza y compromiso con el proyecto.
  • La actividad de la empresa. Con la crisis, llevamos unos años en que el sector de la construcción no gusta, y el tecnológico interesa pero solo si no está en fase semilla. Saber que tenemos un buen negocio da seguridad al prestamista, como es normal.
  • El equipo humano. No es trascendente como la frialdad de los números, pero sí puede ser importante, una ayuda a nuestra empresa y un aspecto cualitativo a valorar.

La banca quiere hacer un negocio limpio y cuanto más fácil, mejor. No le gusta nada ejecutar impagos, nada de demoras en el pago, nada de quedarse con viviendas de los socios. La banca lo que quiere es cobrar las comisiones y el interés, y dejarnos dinero de forma repetitiva y cíclica para ayudarnos a crecer y hacer negocio (y con nuestro negocio, contribuir al suyo).

Al presentar nuestra propuesta, hagamos como en el colegio: una buena presentación y un contenido cierto con la explicación que quiere escuchar nuestro interlocutor. Una vez preparado, pensemos… ¿si yo fuera el banco, le dejaría dinero a esta empresa?

También te puede interesar