Contacta

El rescate bancario y la pesada estructura de la banca

Tras 10 años del inicio de la crisis, analizamos el volumen del rescate bancario y consecuencias para la banca

Miquel Moretó

La crisis del ladrillo se llevó a empresas, particulares y a la banca por delante.

Sin embargo, cuando hablamos del rescate bancario, las cifras son astronómicas y para entenderlas, hay que compararlas con algo.

Diferentes fuentes dan importes distintos, pero al final, sea una u otra, el importe es importante. Si decimos que el coste asumido ha sido de 60 mil millones de euros, de los cuales se han recuperado 40 mil, impresiona.

El Estado aportó al rescate de la banca el equivalente a 9 años de Sanidad y Educación

En los presupuestos generales del Estado de 2017, había 4.093 millones de euros destinados a Sanidad y 2.525 para Educación, en total 6.618 millones.

Esa comparativa sí que nos hace comprender que el Estado aportó el equivalente a 9 años de Sanidad y Educación. Así, pues con los recortes que ha habido en estos sectores, y comparando la magnitud destinada a la banca, nos llevan a ver que los recortes duelen más si cabe.

Sin embargo, la banca no se podía dejar caer. El coste de dejar caer el sistema bancario es brutal y las responsabilidades también: una fallida hubiera supuesto romper lo construido durante generaciones y el fin del estado del bienestar.

Cambios en la banca

El rescate sin embargo, no ha salido gratuito a la banca. Además de otras consecuencias que ha habido como una reestructuración del sector, y sumado a otros factores también se ha llegado a adelgazar las estructuras pesadas de la banca, tanto de sucursales u oficinas bancarias, como de trabajadores:

  1. El número de oficinas ha bajado un tercio. Actualmente hay unas 28 mil en España. En muchas grandes ciudades todavía encontramos oficinas cerradas y sin alquilar o reaprovechar, pero en pequeños pueblos apenas hay oficinas. Y de estas últimas algunas cuentan con un solo trabajador, a expensas de la reordenación.
  2. Los trabajadores también han bajado otro tercio. En concreto, desde 2008 hay 81.500 personas menos trabajando en banca. Se han realizado EREs voluntarios, bajas incentivadas, despidos y más. En cada caso ha habido más demanda de la ofrecida y eso es debido a que las condiciones laborales y la autonomía en el trabajo se ha visto restringida.

¿Nos lleva todo a un cambio de sistema bancario? ¿La aparición de competencia y tecnología cambiará la forma de hacer banca? ¿Las oficinas tendrán sentido, el efectivo será residual? Seguiremos de cerca trabajando y analizando el sistema bancario.

 

El contenido de este artículo forma parte de la conferencia sobre “El estado actual de la banca” que Miquel Moretó ofreció en el marco de la jornada organizada por PIMEC, la patronal de la Pequeña y Mediana Empresa de Cataluña.

También te puede interesar